ENEMA OPACO: Descripción

El enema opaco o enema de bario es un examen de rayos X del intestino grueso (colon). La exploración es una técnica no dolorosa, aunque puede ser molesta. El radiólogo puede administrar alguna medicación para relajar el intestino.

Su finalidad es el estudio del intestino grueso tanto en su morfología como en su función y consiste en la introducción de contraste de bario y aire, por vía rectal, y obtención de radiografías, que posteriormente serán estudiadas por el radiólogo.

ENEMA OPACO: Sinónimo

Tránsito gastrointestinal bajo.

Serie GI inferior.

Cáncer colorrectal - serie GI inferior.

Cáncer colorrectal - enema de bario.

Enfermedad de Crohn - serie GI inferior.

Enfermedad de Crohn - enema de bario.

Obstrucción intestinal - serie GI inferior

Obstrucción intestinal - enema de bario.

ENEMA OPACO: Preparación del Paciente

Para poder realizar esta prueba de manera completa y fiable es preciso que el colon se encuentre limpio. Para ello hay un procedimiento:

Dos días antes de la prueba, no se debe ingerir fruta, nueces, guisantes, alubias, cereales sin refinar o frituras.

El día anterior a la prueba se deben seguir también las siguientes recomendaciones:

Se debe procurar comer hacia las 14.00-15.00 horas. Los alimentos que podrá ingerir serán pobres en residuos (carnes, pescados, jamón de York, té y zumos poco azucarados). Asimismo, se debe evitar por completo el pan, crema de leche o leche, fruta, verdura, legumbres y dulces. No se debe ingerir ningún alimento posterior a esta comida y previa a la prueba. Los líquidos sí están permitidos: caldo, consomé, coca cola, té o café, y se podrá beber toda el agua posible.

Se debe tomar masticados dos comprimidos de AERO-RED luego del desayuno, comida y a las 22.00 horas.

Hacia las 17.00 horas se debe comenzar a tomar, por vía oral, 250 ml. de “SOLUCIÓN EVACUANTE” (se le explicará cómo preparar esta solución) cada 10-15 minutos hasta conseguir deposiciones líquidas, claras y limpias. El efecto de la solución comienza a notarse aproximadamente a la hora de comenzar a tomarla y la cantidad que será precisa beber depende de diversos factores, pudiendo variar entre 3 y 4 litros.

Durante día de la exploración:

La mañana del examen se debe tomar sólo líquido. No se deberá comer ni fumar hasta después de la exploración.

Antes de acudir a la exploración, se le administrará un “ENEMA CASEN” por vía anal. Si en la expulsión del mismo este saliera sucio, le serán administrados enemas de agua tibia hasta que salgan limpios.

No se debe suspender su medicación en caso de llevar algún tipo de tratamiento. Si el paciente es diabético, se debe consultar con el médico antes de tomar cualquier tipo de medicación la mañana del examen. Igualmente, se debe consultar con el médico en el caso de padecer alguna enfermedad renal.

Es muy importante seguir estas instrucciones cuidadosamente porque, de lo contrario, la exploración puede ser de escaso valor diagnóstico, suspenderse o deberá repetirse.

ENEMA OPACO: Uso Clínico

El enema opaco o enema de bario se emplea para:

Detectar o buscar cáncer de colon.

Diagnosticar o vigilar una colitis ulcerativa o enfermedad de Crohn.

Diagnosticar la causa de sangre en las heces, diarrea o heces muy duras (estreñimiento).

Actualmente, el enema opaco se utiliza con mucha menor frecuencia que en el pasado, y es la colonoscopia la cual se realiza más a menudo en lugar de esta prueba.

ENEMA OPACO: Significado Clínico

Es una radiografía especial del intestino grueso, que abarca el colon y el recto.

ENEMA OPACO: Metodología

El examen puede realizarse en un consultorio o en la sala de radiología de un hospital. Es realizado solo cuando el colon esté completamente vacío y limpio. El médico le dará instrucciones sobre cómo limpiar su colon.

Durante el examen:

El paciente se acostará en la mesa de rayos X y se le tomará una radiografía.

Luego de esto, se le pedirá que se acueste de lado y el médico introducirá suavemente una sonda bien lubricada (sonda del enema) dentro del recto. La sonda está conectada a una bolsa que almacena líquido que contiene sulfato de bario. Este es un material de contraste que destaca zonas específicas en el cuerpo, creando una imagen más clara.

El bario fluirá dentro del colon y se tomarán radiografías. Se puede inflar un pequeño globo ubicado en la punta de la sonda del enema para ayudar a mantener el bario dentro del colon. El médico vigilará el flujo del bario en una pantalla para rayos X.

En algunas ocasiones, se sopla una pequeña cantidad de aire dentro del colon para expandirlo. Esto permite obtener imágenes más nítidas (enema opaco de doble contraste).

Al paciente se le pide que se mueva en diferentes posiciones y la mesa se inclina un poco para obtener diferentes ángulos. En algunos momentos en los que se estén tomando las radiografías, el paciente debe contener la respiración y permanecer quieto durante unos segundos para que las imágenes no salgan borrosas.

Luego de que se tomen las radiografías la sonda del enema será retirada.

Al final se le entregará al paciente un orinal o se le ayudará a llegar hasta el baño para que pueda evacuar los intestinos y eliminar la mayor cantidad posible de bario. Luego de salir del baño, se pueden tomar una o dos radiografías más.