Categoria: Vida

Imágenes

Mujer que sufre de ovulación múltiple tiene 38 hijos

Por: Info7 - Fecha: 2019-06-26 09:00:00 Etiquetas: Ovulación múltiple / Mujeres / Ginecología / Mundo / Vida

Una mujer de Uganda tuvo sus primeros mellizos cuando tenía 12 años, después un médico le dijo que tenía los ovarios inusualmente grandes y le recomendó que no usara anticonceptivos

Mariam Nabatanzi dio a luz a mellizos un año después de casarse a los 12 años. Le siguieron cinco pares de mellizos, cuatro de trillizos y cinco de cuatrillizos. 

Sin embargo, hace tres años, la mujer de Uganda de 39 años fue abandonada por su marido, quien la dejó sola con sus 38 hijos.

Ese fue sólo el último revés en una vida marcada por la tragedia para Nabatanzi, quien vive con sus hijos en cuatro estrechas casas hechas de bloques de cemento y con techo de hierro corrugado en un pueblo rodeado de campos de café a 50 kilómetros al norte de Kampala.

Después de que nacieron sus primeros mellizos, Nabatanzi fue a un médico que le dijo que tenía los ovarios inusualmente grandes. Entonces le recomendó que no use anticonceptivos, como pastillas, porque podrían causarle problemas de salud.

Así que los niños siguieron llegando.

Para la ciencia, esto no es algo normal, pero según reseñó el Daily Mail, Nabatanz padece de “hiperovulación”, que es una condición que provoca múltiples ovulaciones en un mismo ciclo.

Su último embarazo, hace dos años y medio, tuvo complicaciones. Era su sexto par de mellizos y uno de ellos murió en el parto, el sexto hijo que muere.

Luego su marido, a menudo ausente por varios períodos, la abandonó. Su nombre ahora es una maldición familiar. Nabatanzi se refiere a él usando un improperio.

“Crecí llorando, mi hombre me ha causado mucho sufrimiento”, dijo la mujer en una entrevista en su casa, con sus manos juntas y sus ojos llenos de lágrimas. “Toda mi vida se ha ido cuidando a mis hijos y trabajando para ganar algo de dinero”, agregó.

Desesperada por dinero, Nabatanzi hizo de todo: peluquería, decoración de eventos, recolección y venta de chatarra, elaboración de ginebra local y venta de hierbas medicinales.

Todo lo que gana es para la comida de sus hijos, los gastos médicos, ropa y los materiales escolares.

“Mamá está abrumada. El trabajo la está agotando, nosotros ayudamos lo más que podemos, cómo cocinar y lavar, pero aún sigue llevando toda la carga de la familia. Lo siento por ella”, explicó Iván, su hijo mayor quien abandonó la escuela cuando estaba en secundaria por falta de dinero.

El reto para acomodar sus hijos en el humilde hogar donde viven es constante. Doce de los niños duermen en literas. En otros cuartos, algunos menores se amontonan en colchones compartidos, mientras que otros tienen que dormir en el piso.

Aún con la vida dura que pasa esta mujer, ella solo desea que sus hijos sean felices.

Fuente: Info7