Categoria: Vida

Imágenes

Niveles de dióxido de carbono registrados en lugares cerrados podrían estar afectando a nuestra salud

Por: ABC - Fecha: 2019-07-17 09:00:00 Etiquetas: Medio ambiente / Contaminación / Salud / Mundo / Vida

Los niveles de dióxido de carbono registrados en lugares cerrados podrían estar afectando a nuestra salud, según un informe realizado por el diario The Guardian.

Las pequeñas partículas contaminantes del aire y los óxidos de nitrógeno son el centro de muchas investigaciones, mientras que el impacto del CO2 en la salud humana parece pasar más desapercibido.

Los últimos estudios revelan que los niveles de CO2 registrados en espacios cerrados como habitaciones, clases y oficinas podrían tener efectos negativos para la salud, influyendo en el rendimiento cognitivo. “Hay suficientes evidencias para preocuparnos, no hay que alarmarse, pero no podemos perder más tiempo”, dice Micharl Hernke, coautor del estudio de la Universidad de Wisconsin-Madison.

El informe menciona que en el pasado se consideraba que los niveles de CO2 tenían que registrar una concentración descomunal para afectar la salud de los seres humanos. En la actualidad, las investigaciones advierten de que los niveles de CO2 no tienen que alcanzar grandes cantidades para causar problemas de salud. Clases mal ventiladas, cuartos, oficinas, trenes o aviones son algunos de los lugares donde se han registrado niveles de CO2 que pueden ser peligrosos.

Un estudio que mide el impacto de los niveles de CO2 en el comportamiento cognitivo de 24 trabajadores muestra un descenso del 50% cuando los participantes están expuestos a 1400 partes por millón de CO2. También estudian el impacto del componente en los animales que reaccionan con inflamaciones que podría llevar a daño en los vasos sanguíneos. Además, se han registrado efectos como el estrés y problemas de riñón y huesos.

La subida de niveles en el ambiente exterior se traduce en un aumento en los espacios interiores. Situación que podría ser causada por el uso de los aires acondicionados o la urbanización.

Este impacto en la salud afectará, de manera particular, a los niños o aquellos con condiciones de salud más delicadas. Gary Fuller, científico que estudia la contaminación del aire en el King`s College de Londres, ha medido durante la última década los niveles de CO2 de Londres. Actualmente exceden las 750 partes por millón en las calles más transitadas. “A menos que empecemos a utilizar calefacción y transporte descarbonizados, los niveles de CO2 seguirán aumentando”, afirma.

Fuente: ABC