Categoria: Salud infantil

Imágenes

¿Cómo cuidar a un bebé con síndrome de down?

Por: todopapas.com - Fecha: 2019-08-23 09:00:00 Etiquetas: Padres / Síndrome de Down / Niños / Bebés / Salud infantil

La forma en la que se cría a un bebé con Síndrome de Down debe ser como la de cualquier otro bebé, pero en ocasiones puede necesitar de ciertos cuidados especiales.

Estas sustancias extrañas pueden penetrar en el cuerpo por diversas vías, por el aparato digestivo con ciertos alimentos o fármacos, absorbidas o atravesadas por la piel o por el aparato respiratorio al inhalarlas. El organismo de las personas alérgicas como el de las que no sufren este padecimiento actúa de la misma manera al detectar las sustancias pero, el sistema inmune de los alérgicos las neutraliza dañándose a sí mismo causando los diferentes síntomas.

Esta afección puede aparecer a cualquier edad, es decir, no está presente desde el nacimiento sino que se desarrolla posteriormente. Es muy común que los niños y adolescentes la padezcan e, incluso, en algunos casos muy poco habituales se puede desarrollar durante el embarazo del bebé. Según la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica una cuarta parte de las personas que viven en países desarrollados tiene algún tipo de alergia. Asimismo, se calcula que este trastorno ha ido en aumento en los últimos 20-30 años y seguirá haciéndolo.

No se conoce la causa de este aumento de las alergias pero sí se sabe que la genética y el ambiente influyen. Las alergias no se heredan, lo que se hereda es la predisposición atópica, es decir, la facilidad de desarrollar y mantener estas afecciones en general. Aunque al convivir en un mismo ambiente es normal que padres e hijos padezcan el mismo tipo de alergia.

Hay que tener en cuenta que las personas predispuestas pueden no sufrir nunca ninguna alergia y las personas sin antecedentes familiares pueden desarrollarla. La exposición continuada a ciertas sustancias es uno de los principales motivos por los que puede aparecer esta afección. Un niño que viva rodeado de moquetas o muchas telas puede desarrollar alergia a los ácaros del polvo.

Los alérgenos más comunes son el polen, la caspa de animales, los ácaros del polvo, el moho, algunos alimentos y medicamentos, ciertos químicos que se utilizan en la industria y el veneno de las picaduras de insectos.

En el caso de los niños, las alergias pueden complicar su vida diaria. Cuando se encuentra en casa hay que estar pendiente, pero, en ciertos momentos, como en el colegio, se pueden enfrentar a obstáculos adicionales, sobre todo si sufre de rinitis alérgica, dermatitis atópica, asma o alergia a alimentos, polvo o polen. Además, si ha tenido reacciones alérgicas graves como la anafilaxia hay que extremar las precauciones.

Existen algunas fórmulas básicas que se pueden llevar a cabo dentro del hogar para apaciguar los síntomas o evitar que empeoren. Mantener la casa limpia y seca para reducir los ácaros y el moho, evitar tener plantas o mascotas en el interior de la casa, tener las ventanas cerradas en temporadas de polen, evitar que fumen cerca del niño/a, así como las cosas que ya se sabe que le provocan los síntomas.

En función del tipo de alergia se podrán tomar algunas medidas, pero ¿qué tipos de alergia existen? Algunas de las más frecuentes son:

1. Alergia a algún alimento, sobre todo a lácteos, frutos secos o mariscos. Los síntomas de este padecimiento van desde vómitos y urticaria hasta dificultad para respirar y una caída de la presión arterial.

2. Rinitis alérgica (fiebre del heno), que se produce por reaccionar ante diversas sustancias como ácaros o polen. Tiene síntomas muy parecidos a un resfriado como picazón en los ojos, congestión, estornudos o secreción nasal.

3. La dermatitis atópica provoca picazón y enrojecimiento de la piel y es muy común en los niños. Los síntomas son muy incómodos y pueden variar según la persona. Piel seca, picazón, manchas por diferentes zonas del cuerpo o tener la piel escamosa, engrosada o agrietada son algunos de ellos.

4. La anafilaxis es una reacción alérgica grave que se desencadena al exponerse a algo que provoque reacción como algún alimento o picadura de insecto. Los síntomas suelen producirse al poco tiempo y son variados, desde mareos, desmayos, vómitos o náuseas hasta una bajada de presión arterial o una constricción de las vías respiratorias e inflamación de la garganta y la lengua.

5. Las picaduras de ciertos insectos como las avispas, abejas u hormigas rojas provocan reacciones muy agresivas como la anafilaxis.

6. Los síntomas de la alergia a ciertos medicamentos son picazón en la piel, sarpullidos e, incluso, la anafilaxis.

Los padres pueden ayudar a que la experiencia de sus hijos sea segura y mejorar su calidad de vida. Algunas cosas tan sencillas como educar a los niños para que sepan qué cosas deben evitar o cómo pedir ayuda en caso de sufrir una reacción harán más fácil que ellos mismos comiencen a identificar los peligros y a evitarlos. Además, los padres también pueden crear un plan de actuación para no estar perdidos o no saber qué hacer en caso de que ocurra algo y deban reaccionar con rapidez.

De igual forma es importante ir al pediatra para que este le mande a realizar las pruebas de la alergia para así saber exactamente qué le causa las reacciones y qué medicamentos y tratamiento le ayudarán a mejorar.

Fuente: https://www.todopapas.com


Doctores Relacionados
PEREZ CARLOS
Pediatría
LOPEZ CAROLINA
Pediatría
LOPEZ CAROLINA
Pediatría
YANES ANDREINA
Pediatría
ALVAREZ HOMERO JOSE
Pediatría