Categoria: Salud infantil

Imágenes

¿A qué edad hay que quitar el pañal?

Por: todopapas.com - Fecha: 2019-08-24 09:00:00 Etiquetas: Padres / Bebés / Consejos / Salud infantil

El desarrollo y aprendizaje de los más pequeños suele estar pautado por el crecimiento y la edad, aunque, como en todo, cada niño tiene su propio ritmo. Es importante que los progenitores sepan respetar estos ritmos siempre y que los ayuden durante los aprendizajes más fundamentales de la vida.

Por lo general, la retirada del pañal suele hacerse entre los 2 y los 3 años. Hay que tener en cuenta que esto es meramente orientativo ya que cada pequeño lleva su propio ritmo de aprendizaje. Se suele estipular esta edad ya que a partir de los 24 meses suelen ser ya capaces de tener un control de los esfínteres y un comportamiento voluntario, y no un reflejo de su cuerpo. Pero, serán las características y las conductas de cada menor las que indiquen cuando es recomendable quitar el pañal.

Antes de los 2 años ningún padre, madre o especialista se plantea la retirada del pañal, pero, a partir de ahí la cosa cambia y será la madurez, la comprensión y la capacidad de imitación del pequeño lo que marque el momento idóneo para comenzar con esta nueva etapa.

Los progenitores deberán tener paciencia y no desesperarse ya que este proceso no suele ser ni rápido ni sencillo. El verano suele ser una buena época para comenzar con esta nueva experiencia, no por nada en especial, sino por las facilidades que da el que lleven menos ropa durante el día y cuando los padres y las madres suelen tener más días de vacaciones lo que hace también que puedan prestar más atención y dedicar también algo más de tiempo a sus hijos.

Serán los adultos quienes deban comprender cuando es el mejor momento para comenzar con la retirada del pañal. Esto no es llegado a una edad concreta, más bien se trata de observar al menor y analizar su comportamiento. En primer lugar, hay que saber que el control de esfínteres no se aprende, es decir, que será el propio desarrollo y la propia madurez del cuerpo del pequeño lo que marque un antes y un después. En segundo lugar, hay que tener presente que los niños no serán capaces de avisar cuando tienen ganas ni cuando lo han hecho, pero con el tiempo lo empezarán a comunicar, lo cual es señal de ir corriendo a colocarlos en el orinal. Además, muchas veces no querrán utilizar el orinal ni entenderán como se usa y, aunque estén media hora sentados en el no harán nada hasta que les coloquen sus padres el pañal. Esto es completamente normal ya que están acostumbrados a ello.

Existe un orden común para la maduración y evolución de este control del cuerpo ligada a la capacidad de la vejiga de los pequeños de retener más orina y la menor necesidad de movimiento de los intestinos. Por lo general funciona así:

-Control intestinal nocturno

-Control intestinal diurno

-Control vesical diurno

-Control vesical nocturno

Los padres deben atender a las siguientes cuestiones para comprobar si sus hijos están preparados para comenzar con el aprendizaje del control urinario. Deben cerciorarse de que el pequeño permanezca seco varias horas al día, de que se da cuenta de que va a orinar ya que cambia la expresión facial o cambia la postura, y de que es capaz de orinar de una sola vez y no en pequeñas cantidades a lo largo del día.

Si el niño o la niña es capaz de hacer todas esas cosas es que ya es consciente de las diferentes sensaciones de la vejiga y que posee bastante control sobre la misma y es buen momento, por tanto, para comenzar a enseñarle a utilizar el orinal y, poco a poco, quitarle el pañal. Es indispensable que los progenitores no fuercen esto ya que será peor para los pequeños obligarlos a que utilicen el orinal cuando aún no son capaces de controlar su cuerpo al 100%.

Cuando se le quite el pañal al niño hay que hacerlo de manera completa y no ponérselo al salir a la calle. Hay que hacerle entender que es capaz de controlar sus ganas de ir al baño y si se le pone el pañal en algunas ocasiones se le estará dando una información errónea, lo cual puede llevar a confundirlo y a que tarde más tiempo en aprender a no usar el pañal.

También hay que tener en cuenta que son los padres quienes lo llevan al orinal y que al principio no se le pregunta nada en absoluto, sino que simplemente se le impone utilizarlo, estar sentado un rato y ver cómo va avanzando su aprendizaje. Estos mismos avances serán los que marquen las pautas para pasar de ordenarle ir al baño a preguntarle si quiere ir, para luego pasar a sugerirle si quiere ir y, finalmente, no decirle nada ya que será lo suficientemente autónomo como para hacerlo por sí mismo.

Los progenitores deben ser pacientes y no desesperarse, es indispensable que las cosas se hagan de la manera correcta para que el aprendizaje sea fructífero y, sobre todo, sea el adecuado.

Fuente: https://www.todopapas.com