Categoria: Belleza

Imágenes

El cambio sobre el concepto de la mujer ‘ideal’ a lo largo de la historia

Por: Jacqueline Howard - Fecha: 2019-12-05 09:00:00 Etiquetas: moda / ropa / belleza

El concepto de mujer ideal siempre ha estado presente en la mente de los diseñadores de moda y de los consumidores de ropa, ya que siempre se ha pensado que debería ser 90/ 60 / 90 pero esta idea ha cambiado a través del tiempo. 

 “La gente viene y siempre quiere saber de qué tamaño es cada pieza”, confesó McClendon, organizadora de la exposición “El cuerpo: moda y físico” sobre la historia del tipo de cuerpo idealizado en la moda, que se exhibirá hasta mayo.

 “Ya sea contemporáneo o del siglo XIX, quieren saber qué tamaño tiene o con qué tamaño se correlacionaría, o qué medida sería”, dijo la experta. “Nosotros, como cultura, como sociedad, estamos obsesionados con el tamaño. Es parte de nuestra identidad como personas”, indicó.

Esta obsesión alimenta las presiones sociales para aparecer de cierta manera y para tener un cierto tipo de cuerpo, particularmente entre las mujeres jóvenes. Ello deriva de una construcción cultural del cuerpo “ideal”, que a su vez ha cambiado con el tiempo. Hace tanto tiempo como antes de que existiese la Historia.

Hace miles de años, las esculturas y obras de arte retrataban siluetas curvilíneas y gruesas. Más recientemente, a fines del siglo 20, modelos delgadas y anchas llenaron las páginas de las revistas de moda. Ahora, las nalgas grandes se aplauden con “me gusta” en las redes sociales.

Para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, exploramos cómo este “ideal” cambia constantemente, formando una historia compleja a través del arte y la moda, con impactos perjudiciales para las mujeres que intentan adaptarse en cada época.

Prehistoria-1900: un enfoque en siluetas de figuras completas

Algunas de las primeras representaciones conocidas del cuerpo de una mujer son las “figurillas de Venus”, pequeñas estatuas de hace 23.000 a 25.000 años en Europa.

Las figurillas, incluida la Venus de Willendorf, descubierta en 1908 en Willendorf, Austria, muestran cuerpos redondos de mujeres con forma de pera, muchos de ellos con pechos grandes. Los expertos han debatido durante mucho tiempo si las figurillas simbolizan el atractivo o la fertilidad.

Para lograrlo, el corsé fue una prenda interior popular entre las mujeres en el mundo occidental desde finales del Renacimiento hasta el siglo XX. Ayudó a acentuar las curvas de una mujer, sosteniéndole la cintura y el busto.

A medida que las vistas sociales del cuerpo de una mujer cambiaron con el tiempo, también lo hizo la forma y la construcción del corsé.

En el siglo XVIII el corsé formaba una silueta en forma de cono, pero en la década de 1790 surgieron versiones más cortas, semejantes a protosostenes, que complementaban la nueva tendencia de moda de los vestidos de talle alto.

 “Se enfatizó en la falta de estructura para dar forma al cuerpo. Eso también ocurrió en las faldas”, contó McClendon.

 “Luego, en el siglo XX, hay un cambio muy definido hacia un cuerpo cada vez más joven y cada vez más atlético y delgado”, contó McClendon.

De 1920 a 1950: trastornos de la alimentación y una relación cambiante de busto a cintura

El auge del vestido ‘flapper’ de 1920 reflejó este cambio hacia un físico más delgado en el mundo occidental.

Alrededor de ese tiempo, los cuerpos de modelos y actrices como Marilyn Monroe crecieron en popularidad, y el primer número de la revista Playboy se publicó en 1953.

1960s-’70s: ‘Una completa falacia’

El cambio histórico de una preferencia de cuerpo redondeado a uno más delgado contribuyó a la aparición de la modelo británica Lesley Lawson, conocida como Twiggy, y otras modelos esbeltas. Simultáneamente, comenzó la “segunda ola” del movimiento por los derechos de las mujeres.

En 1960, la Administración de Alimentos y Fármacos de EE. UU. Aprobó la píldora anticonceptiva. En 1963, la activista por los derechos de las mujeres Betty Friedan publicó su libro The Feminine Mystique. En 1966, se fundó en Estados Unidos la Organización Nacional de Mujeres.

“La gente habla de los años 60, incluso de los 70, como este momento en que se libera el cuerpo de la mujer”, dijo McClendon. “Pero la noción de que las mujeres de repente fueron completamente libres en sus cuerpos después de ese punto es una completa falacia”, agregó.

1980-90: el ascenso de las supermodelos y la obesidad

Aunque las imágenes de mujeres delgadas siguieron siendo habituales hasta bien entrada la década de 1980, se hizo más hincapié en los tipos de cuerpo fuertes, atléticos y tonificados.

“Aquí es donde se pone énfasis en las supermodelos clásicas como Cindy Crawford y Naomi Campbell”, recuerda McClendon. Aunque todavía había un énfasis en un cuerpo delgado, también se hizo hincapié en un cuerpo más saludable y en forma.

Luego, en la década de los 90, ese énfasis cambió a tipos de cuerpo más delgados y sin estilo.

 “Kate Moss es el epítome de eso. Su apodo era ‘la niña abandonada’. Se convirtió en un nombre muy conocido a partir de los anuncios de Calvin Klein a principios de la década de 1990”, recuerda.

La prevalencia de la obesidad aumentó bruscamente en los años 90. Se estima que 200 millones de adultos en todo el mundo eran obesos, y esa cifra aumentó a más de 300 millones en 2000, según la OMS.

A medida que las imágenes de la obesidad aparecían en las pantallas de los medios de comunicación como parte de los esfuerzos de divulgación de la salud pública, también lo hacían las imágenes de los modelos delgadas, dijo McClendon.

“Comenzamos a ver una gran diferencia en la forma en que se presentan los cuerpos a través de los medios, con extrema delgadez celebrada en las imágenes de moda mientras que los cuerpos más grandes se destacan como ‘no saludables’ y malos al informar sobre la obesidad. Y comenzamos a juzgar nuestros propios cuerpos bajo la misma idea binaria”, agregó la experta.

2000: pérdida de confianza en sí mismo

Casi un tercio de los niños de 5 a 6 años en Estados Unidos prefiere un cuerpo ideal más delgado que su cuerpo real cuando se les da la opción. Asimismo, en los niños de 7 años, uno de cada cuatro ha practicado algún tipo de dieta, según un informe de Common Sense Media publicado en 2015.

Otro estudio concluyó que la tasa de incidencia de trastornos alimentarios en personas de 10 a 49 años en el Reino Unido aumentó del 32,3% en 2000 al 37,2% en 2009. Sin embargo, la edad máxima de inicio para un diagnóstico de trastorno alimentario en mujeres fue durante la adolescencia, entre 15 y 19, de acuerdo con ese estudio.

2010: abrazar la diversidad

Desde el comienzo del siglo XXI, ha habido un cambio hacia la celebración de diversos tipos de cuerpos en los medios y la moda. Esa tendencia parece correlacionarse con el uso de las redes sociales, donde diversos tipos están representados por usuarios cotidianos en línea.

Por supuesto, las redes sociales también pueden dar a algunos adolescentes una imagen corporal negativa. Una encuesta de Common Sense Media descubrió que más de una cuarta parte de los adolescentes que están activos en línea se preocupan por cómo se ven en las fotos publicadas.

Por otro lado, el aumento de las redes sociales ha permitido que las mujeres reales celebren tipos de cuerpos reales. McClendon incluso llamó a las redes sociales una “frontera para la expresión corporal positiva”.

En 2007, el primer episodio de “Keeping Up with the Kardashians” se emitió en Estados Unidos. Desde entonces, los cuerpos de las hermanas Kardashian se han convertido en un foco frecuente de revistas de celebridades, dando paso a nuevos ideales corporales curvilíneos.

En 2015, Robyn Lawley fue la primera modelo de talla grande presentada en la edición de traje de baño de Sports Illustrated.

En 2016, el diseñador de moda Christian Siriano presentó cinco modelos de talla grande en su show durante la Semana de la Moda de Nueva York. Ese mismo año, la compañía de fabricación de juguetes Mattel debutó con una línea de muñecas Barbie que representaban diversos tipos de cuerpos, incluyendo curvilíneos.

El año pasado, el reality show “Project Runway” incluyó modelos de todas las tallas por primera vez en su historia.

En cuanto al estado actual de belleza, algunos expertos en salud advierten que los peligros de la “selfie” y cultura de las redes sociales influyen en la imagen corporal, ya que el aumento de Instagram y YouTube ha permitido idealizar los cuerpos de las personas comunes, no solo los cuerpos de las supermodelos.

 “Eso significa abstenerse de hablar sobre el cuerpo negativo tanto para ellos mismos como para los demás y hablar positivamente sobre sus propios cuerpos, especialmente enfatizando las capacidades de su cuerpo como fuerza, flexibilidad, capacidad de adaptación, adaptabilidad, en lugar de atractivo”, agregó.

Fuente: cnnespanol.cnn.com

Foto: www.nuevamujer.com