Categoria: Belleza

Imágenes

6 trucos (rápidos y naturales) de maquillaje para un efecto `buena cara` tras una resaca

Por: ANA GÁNDARA - Fecha: 2020-01-09 09:00:00 Etiquetas: navidad / recomendaciones / consejos / tips / belleza

Podemos afrontar una resaca desde diferentes puntos de vista, desde el de una facialista para rehidratar el rostro y borrar ojeras, hasta el de una nutricionista, si, por ejemplo, nos hemos pasado con el alcohol. Pero cuando hablamos de la resaca de Nochevieja y por delante tenemos la comida de Año Nuevo -con todos los familiares que eso implica-, lo que necesitamos son trucos exprés para que no se note que acabas de levantarte (o llegar a casa, en el peor de los casos) y afrontar el compromiso con la mejor cara posible. Así que aunque te gustaría pasarte la tarde viendo Love Actually con una mascarilla revitalizante en el rostro, lo que necesitas son estos consejos exprés de maquillaje de efecto natural (porque no, no quieres pasarte con el maquillaje y que parezca que has ido de la fiesta a la comida directamente). Con que realices sólo uno de estos trucos, será más que suficiente.

Utiliza una crema a modo de iluminador

Sí, hay iluminadores discretos que son perfectos para llevar durante el día, pero si lo que buscas es potenciar un efecto natural y refrescar el rostro para eliminar los signos del cansancio, puede que quieras cambiar el clásico highlighter por una crema. No, no hablamos de un iluminador en crema, sino directamente de un producto hidratante -que tampoco te vendrá mal-, pero de carácter muy untuoso, como la famosa de Biopel o la Skinfood de Weleda, que a menudo emplean los maquilladores para dar un glow natural a la piel. Aplícala en lo alto de los pómulos y lista.

El truco de tu abuela para aplicar el colorete

Un toque de blush siempre, siempre, siempre, da buena cara. Pero con este truco, sus resultados serán aun mejores. Y es que el mítico gesto de las abuelas de aplicar una cantidad discreta de barra de labios -roja, por favor- en los pómulos a modo de colorete puede ser tu salvación, ya que dará un aspecto muy natural, al fin y al cabo, la sangre es roja. Para puntos extra, incluye el consejo que Ana Morales, editora de belleza de Vogue.es, contaba que emplea Baltasar González, maquillador de M.A.C: mezcla con ese toque de labial un poco de corrector antes de aplicarlo en el rostro, de manera que queda un efecto un poco bronceado y súper saludable.

Sí al corrector, no a la base

Muchos son los maquilladores que recomiendan que, si quieres un efecto no make-up, prescindas por completo de utilizar base. En su lugar, aplica un corrector de tu tono solamente en las zonas conflictivas -rojeces, granitos, ojeras-, para que se funda a la perfección con tu piel, sin que parezca que te has hecho nada.

Cambia la máscara de pestañas negra por una marrón

Si llevas extensiones de pestañas, ya tendrás el trabajo hecho, puesto que aportan un efecto buena cara nada más levantarte para el que es innecesario aplicar máscara. Pero si no es el caso y quieres prescindir de un look demasiado trabajado, puedes cambiar el rímel negro habitual por uno de color marrón, o, si no tienes, aplicar el de siempre pero eliminando el exceso de producto con un pañuelito. Así, alargará las pestañas visualmente, pero sin que parezcan en absoluto maquilladas y, de paso, despertando tu mirada.

Protección solar con color (incluso en invierno)

Hemos dicho por activa y por pasiva la importancia de llevar siempre protección solar, incluso en invierno. No obstante, solemos reservar su versión con color sólo para el verano. Pero, si lo que buscamos es un instantáneo efecto buena cara, ¿por qué no usar el fotoprotector con color a modo de base de maquillaje? Al contrario que las bases, este tipo de productos se funden mucho mejor, creando un efecto segunda piel muy saludable.

Hazte un `french kiss`

Unos labios con un toque de color siempre ayudan a potenciar el efecto buena cara, especialmente si apostamos por el rojo. Pero manteniendo el propósito de la naturalidad, en lugar de maquillarlos al completo, podemos apostar por el truco de las francesas, el famoso french kiss o `labios mordidos`. Puedes aplicar el producto a toquecitos e ir dufiminándolo, o aplicarlo normal y luego retirar el exceso con un pañuelo, prestando especial atención a los bordes. Les darás un toque coloreado, pero sin resultar excesivo.

Fuente: www.vogue.es

Foto: archivos